7 pasos simples para crear tu plan de crecimiento personal

Comer sano, estar en forma, obtener esa promoción - la mayoría de nosotros tenemos áreas en las que queremos mejorar. Pero, ¿por qué somos tan malos para alcanzar nuestras metas?

No es sólo cuestión de falta de fuerza de voluntad. Lo que a la mayoría de la gente le falta es un plan claro para seguir desarrollándose y mejorar. El "cómo" y el "por qué" que los guiará a lo largo del camino, incluso después de que la motivación inicial haya desaparecido.

A menos que se haga un compromiso, sólo hay promesas y esperanzas; pero no hay planes.

Peter Drucker

Para partir de una definición , un plan de crecimiento personal es "el proceso de crear un plan de acción basado en la conciencia, los valores, la reflexión, el establecimiento de objetivos y la planificación para el desarrollo personal en el contexto de una carrera, la educación, una relación o para la superación personal".

Por lo tanto, el crecimiento personal se relaciona con varias dimensiones de nuestra vida y puede ser útil en nuestros asuntos privados y profesionales. De acuerdo con la jerarquía de necesidades de Maslow , la autorrealización construye la forma más alta de realización personal, el último paso para alcanzar todo tu potencial.

Visualización de la jerarquía de necesidades de Maslow

Un plan de crecimiento personal te ayudará a lograr a alcanzar la visión que tienes de tí mismo. Además, es algo en lo que tu (futuro) empleador probablemente también estará interesado . Puedes aumentar tus posibilidades de ser contratado mediante la creación de un plan detallado para tu propio desarrollo que te ayudará a dar una respuesta sólida a la estereotípica pregunta: "¿Dónde te ves en cinco años?

Entonces, ¿cómo se establece un plan de crecimiento personal? Aquí está nuestro proceso de 7 pasos.

1
Desarrolla tu visión

Comienza tu viaje con el destino final en mente. ¿En quién quieres convertirte? Puede que tengas una idea vaga, pero es importante definir esto y ponerlo en papel. Esto te hará pensar en lo que realmente necesitas para llegar allí.

Conocemos las declaraciones de misión que hacen las empresas . La misión es una guía en el camino que ayuda a condensar en pocas palabras los principios y el propósito de la marca.

La misión es igual de valiosa en el campo del desarrollo personal. Según Roy Baumeister , psicólogo de la Florida State University, establecer la motivación para tu proyecto de crecimiento personal es crucial para su éxito.

Con ella verás tus acciones como parte de un panorama más amplio. Esto te ayudará más adelante en la ejecución, ya que verás los pasos necesarios como elecciones conscientes, y no como tareas. Tu declaración de misión resume la razón de porque haces lo que haces.

El proceso de crearla requiere un análisis introspectivo de ti mismo. Las siguientes preguntas pueden ayudarte a encontrar tu misión:

  • ¿Cuál es tu propósito?
  • ¿Qué clase de persona quieres ser?
  • ¿Qué es lo que te apasiona?
  • ¿Qué es lo que te inspira?
  • ¿Cuáles son tus valores?
  • ¿Qué te hace extraordinario?

Misión: Yo utilizo mi creatividad y mis habilidades de escritura para ayudar a los startups a crecer a través del marketing digital.

Trata de hacer que tu visión sea dinámica, en lugar de estática. Esto evitará que caigas en un agujero negro después de que la euforia de alcanzar tu meta haya pasado. La declaración de misión anterior nunca está terminada. Siempre hay formas de crecer.

Este post de Fast Company es un buen recurso para explorar declaraciones de misión personales y encontrar las tuyas.

2
Obtén tu dosis de realidad

Después de que hayas elegido tu destino final, echa un vistazo a dónde te encuentras ahora. Como indica la definición, un plan de crecimiento personal requiere mucha reflexión y autoconciencia. Para decidir cómo ir de A a B y en qué áreas enfocarte, necesitas saber tu ubicación actual. ¿Cuáles son tus habilidades? ¿Que tan grande es la brecha entre tú yo actual y tu visión?

Una vez más, aquí puede ayudar la aplicación de una matriz de referencia que las empresas utilizan para guiar su estrategia: el análisis DAFO . Es una gran matriz para entender tanto tus capacidades internas (Fortalezas y Debilidades) como tu entorno externo (Amenazas y Oportunidades). En este artículo, Jodie Shaw describe el proceso de creación de un análisis FODA personal.

Imagen de cuatro tarjetas para rellenar su análisis FODA

Evaluar este tipo de información y tener conciencia de tu propio conjunto de habilidades es crucial para dominar los siguientes pasos en tu plan de crecimiento personal.

3
Establecer metas

Ahora que sabes dónde estás y a dónde quieres ir, es el momento de definir las metas en tu camino. Por definición, una meta es un "evento programado que indica la finalización de un evento de entrega importante de un proyecto".

Para establecer tus metas, sigue la técnica SMART para asegurarte que sean....

  • específicas
  • medibles
  • alcanzables
  • realistas
  • de duración limitada

Una meta para entrenar tu cuerpo de rellenito a atlético podría ser "correr la maratón de Nueva York" ; una de sentirte poco calificado a obtener una mejor educación superior podría ser "obtener un MBA" . Para garantizar el crecimiento, la meta no debe ser un mero reto, sino un reto ambicioso. Estírate hasta tus límites.

De acuerdo con el ejemplo de la declaración de misión anterior, la mía podría verse así:

Meta: Escribir un blog post como invitada en un prestigioso blog de negocios (por ejemplo, Entrepreneur.com)

Pero esta meta probablemente está demasiado lejos. Para llegar allí, primero tendré que mejorar mis habilidades de escritura. Esto se logra con práctica y aprendizaje, así que una meta anterior a esa podría ser:

Meta: Escribir 10 blog posts para el Blog de Userlike.

Otra ventaja de trazar metas intermedias es que te permiten alcanzar y celebrar las pequeñas victorias a lo largo del camino , lo que será muy motivador.

4
Encuentra hábitos de apoyo

Hasta este punto, mucha gente se las arregla para construir un plan simplificado en su cabeza, sobre todo cuando se acerca un nuevo año. Pero ahí es donde la mayoría se detiene, condenando sus buenas intenciones a una existencia en el limbo. Con sólo metas, todavía no sabes por dónde empezar, cómo llegar allí, ni cuánto tiempo te tomará.

Busca la grandeza. Pero la grandeza no siempre viene de saltos dramáticos. A veces viene de pasos pequeños y persistentes.

Sim B. Sitkin

Necesitas un sistema de hábitos de apoyo que te acerquen a tu meta. Un hábito hacia la meta intermedia de escribir 10 artículos para el Blog de Userlike sería, por ejemplo, escribir 500 palabras diarias. Otro sería leer 15 páginas de un libro relevante al día (por ejemplo, 100 Maneras de mejorar su escritura ). No agregues demasiados a la vez; mejor concéntrate en ellos de uno en uno.

Verás los beneficios de estos hábitos de varias formas. Primero, te obligan a dividir tus metas intermedias en acciones específicas. Segundo, a medida que estas tareas repetitivas se convierten en hábitos, comenzarán a ser más fáciles de realizar. Una vez que se ha formado un hábito, puedes pasar al siguiente.

5
Define lo que no debes hacer

Los lugares de trabajo modernos están llenos de distracciones. Eres muy consciente de que algunas cosas están entorpeciendo tu productividad, cómo hacer scroll down en Facebook o ir a la cafetería cada vez que te apetece hablar. Sin embargo, muy a menudo subestimamos el tiempo que le dedicamos a esto.

Además, hay otras actividades menores que ni siquiera te das cuenta que perturban tu flujo de trabajo y que incluso pueden parecer productivas a primera vista (por ejemplo, revisar tus correos electrónicos) o que ocurren de forma más inconsciente (por ejemplo, saltar de un lado a otro entre las pestañas abiertas del navegador).

La razón es simple: Lo que no haces determina lo que puedes hacer.

Tim Ferris

Al establecer tu plan de crecimiento personal, en lugar de centrarte sólo en lo que quieres hacer, mire el proceso al contrario. Lleva un registro de lo que no debes hacer estableciendo una "lista de cosas que no debe hacer". Por ejemplo:

  • ener demasiadas pestañas abiertas
  • Interrumpir las horas de la mañana con reuniones
  • Revisar mis redes sociales varias veces al día
  • Tener todas las notificaciones de Slack activadas
  • Tener el móvil sobre el escritorio.
  • Abrir y responder emails apenas llegan
  • ...

6
Establecer indicaciones, recompensas y castigos

Como hemos visto antes, establecer la misión puede servir como un motivador válido. Esta es una forma intrínseca de motivación , la razón más grande de porque estas haciendo lo que estás haciendo. Pero también necesitas algo más práctico para seguir tu proceso: un sistema de indicaciones y recompensas.

circuito de indicación, rutina, recompensa, indicación...

Piensa en las indicaciones como un GPS que te guiará en el camino y te dirá a dónde ir después. La ventaja será doble:

  1. Libera espacio mental. No es necesario que recuerdes todas las tareas, sino que puedes enfocarte en su ejecución.
  2. Fomenta la creación de nuevos hábitos al convertir el comportamiento en una rutina. Esto hace que la ejecución sea más natural.

Por ejemplo, si tu meta final fue ponerte en forma, podrías llevar tu maleta de gimnasio al trabajo (indicación, señal) para que te recuerde la acción que tienes planeada. También puedes usar notificaciones de calendario como recordatorio. Puedes usar todo lo que te ayude a recordar que tienes que tomar cierta acción, en vez de también tener que recordar esto tu mismo.

La clásica metáfora de 'la zanahoria y el palo' es otra cara de la misma moneda. Para que tus indicaciones y señales sean efectivas, también necesitas tener un conjunto de recompensas y castigos. Cuando se trata de atenernos a nuestros planes, realmente no somos muy diferentes de los conejillos de indias. Las recompensas son importantes para mantener la motivación y crear nuevos comportamientos.

Los 7 principios básicos del buen servicio al cliente

El desempeño en cualquier campo está guiado por unos pocos principios básicos. Aquí están los que gobiernan la calidad del servicio al cliente.

Primer principio de pensamiento

Si has alcanzado tu meta, recompénsate. Las posibles recompensas podrían ser jugar al futbolín con tus colegas después de que hayas completado tus tareas del día, 10 minutos de mirar Instagram, mimarte con un trozo de chocolate suizo, 5 minutos de charla con tus otros compañeros en la cocina, etc.

¿Y si no te las arreglas para lograrlo? Bueno, ahí viene el palo. Si no escribiste 500 palabras hoy, tendrás que compensarlo y escribir 1.000 palabras mañana. Si no hiciste ejercicio, nada de chocolate para ti. Ya sabes a qué me refiero.

Todas las personas son diferentes y también lo son las indicaciones y las recompensas. Averigüa qué te motiva a hacer un esfuerzo adicional para tu proyecto de crecimiento personal.

7
Planear revisiones

Solo es posible estimar los procesos necesarios para llegar a alcanzar tus objetivos. Por ejemplo, si su meta fue perder 20 libras en los próximos seis meses y tu peso aún no ha cambiado ni una onza después de que ya ha pasado la mitad del tiempo, necesitas considerar cambiar tu enfoque, y por ejemplo, hacer ejercicio cuatro veces por semana en lugar de sólo dos, o reducir los carbohidratos de tu dieta.

Para usar otro dicho sabio de Peter Drucker: "No puedes manejar lo que no mides." En otras palabras, para saber si tu plan está funcionando, necesitas medir tu progreso. La medición te ayuda a descubrir las debilidades de tu plan y a responsabilizarte.

Si ves que algunas cosas no están funcionando o que faltan pasos por incluir en tu plan, necesitas regresar y ajustar. Considera tu plan de crecimiento personal como algo dinámico que puedes revisar. Las herramientas digitales de gestión de proyectos como Asana , Trello o Evernote son muy útiles y te permitirán editar tu mapa fácilmente.

En Userlike tenemos sesiones de retroalimentación trimestrales con nuestro equipo para asegurarnos de que nuestros proyectos vayan en la dirección correcta y para cambiar de rumbo a tiempo, de ser necesario. Trata tu proyecto de crecimiento personal cómo tratarías un proyecto en el trabajo. ¿Quién dijo que no puedes tener una reunión contigo mismo? Reserva una fecha fija para tus propias revisiones, digamos, 30 minutos al mes, donde sólo te enfocarás en evaluar tu progreso y en planear tus próximos pasos.

En estas revisiones debes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué ha funcionando bien?
  • ¿Qué logré que me enorgullece?
  • ¿Dónde tuve complicaciones?
  • ¿Cuál es mi posición con respecto a mis objetivos a largo plazo?
  • ¿En qué quiero centrarme el próximo mes?

Tendrás la oportunidad de ajustar tu plan, dependiendo de tus respuestas. Además, tomarte ese tiempo necesario para observar tu proceso hará que tu progreso sea más visible, y esto aumentará tu motivación para seguir adelante.


Dejando a un lado la planificación, sólo lograrás realizar tu proyecto de crecimiento personal si tomas medidas las necesarias para cumplirlo. Un músico perfecciona su técnica a través de la práctica constante, no simplemente pensando en composiciones. Los padres jóvenes cumplen su papel en la crianza de sus hijos cuidándolos todos los días, no sólo leyendo revistas sobre cómo criar hijos.

En cierto punto tienes que dejar de planificar y empezar a hacer. ¿Cuál es tu próximo proyecto?